Junio 2021

El Noticiero de la Salud con ERICK ESTRADA Y ALEJANDRA ATILANO.
CÁPSULA ESPECIAL (07-06-2021):
EL SÍNDROME METABÓLICO EN LA INFANCIA, UN PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA
QUE CRECE SIN CONTROL.

El Síndrome Metabólico es definido como un conjunto de factores metabólicos,
fisiológicos, bioquímicos y clínicos, los cuales aumentan el riesgo de una
enfermedad cardiovascular como la hipertensión, infarto al miocardio, diabetes
tipo 2, obesidad, y se puede fallecer por ello; estos factores se pueden resumir
como exceso de grasa abdominal, exceso de colesterol, triglicéridos y glucosa en
sangre, hipertensión arterial, resistencia a la insulina y estrés crónico.
El Síndrome Metabólico en niños y adultos tiene como principal causa un exceso
en el consumo de calorías, azúcar, sal, grasas saturadas principalmente de
origen animal y algunas grasas vegetales, también saturadas como las del aceite
de coco y de la palma africana, así como todas las grasas de los alimentos fritos
como toda la chatarra y horneados como toda la panadería.
La característica más común del Síndrome Metabólico en niños es la obesidad
abdominal y en México la cifra es cercana al 70% de los adultos y el 45% de los
niños; al Síndrome Metabólico también se le llama Síndrome de la Resistencia a
la Insulina, los niños se despiertan con un exceso de insulina en sangre y la
mismo tiempo un exceso de glucosa también en sangre; ahora sabemos que la
principal causa de la resistencia a la insulina es la acumulación de grasas
saturadas en los receptores de la insulina de casi todos los órganos y todos los
tejidos, debido a una dieta equivocada a través del Modelo Omnívoro como
Norma Oficial de la Alimentación, de acuerdo a las investigaciones del Doctor
Erick Estrada, en una muestra de 3 mil personas con diabetes tipo 2, hecha en el
Programa Universitario de Plantas Medicinales de Chapingo y publicada en el
2005, en las Memorias del V. Congreso Latinoamericano de Medicina Natural y
Tradicional.
Con la Norma Oficial de la Alimentación a través del Plato del Bien Comer,
vigente desde el 2006 dio inicio la epidemia de sobre peso y obesidad en
México, logrando los primeros lugares mundiales a partir del 2011, tanto en
obesidad de niños como en adultos; y ahora, a partir de la Pandemia del covid-

19, durante todo el 2020 y lo que va del 2021, con el “Quédate en casa”, la
infancia mexicana ha tenido que soportar un sedentarismo forzoso, así como un
incremento en el consumo de alimentos chatarra a base de refrescos y papas
fritas principalmente; la Secretaría de Salud ha dado algunos informes que
refieren un incremento en el sobre peso y la obesidad de la población en
general; y a pesar de las campañas para mejorar la alimentación a través de
señalar la peligrosidad de los alimentos procesados con siete sellos, durante la
pandemia 2020-2021, las ventas de la chatarra aumentaron, los cual hace muy
fácil predecir una mayor afectación en la salud de los mexicanos, con índices
cada vez mayores en las estadísticas de población con Síndrome Metabólico:
más hipertensos, diabéticos y obesos; también aumentó el consumo de lácteos
grasosos.
Antes de la pandemia por el coronavirus, ya había un 80% de sedentarismo en
México, más la mala alimentación promovida por el Plato del Bien Comer;
durante la pandemia también se ha agravado la salud de los adultos al
aumentar aun más el sedentarismo, también aumentó el consumo de tabaco, el
consumo de alcohol y el estrés.
Afortunadamente la Revista Científica Nature nos informó el 2 de junio del 2021
la razón principal por la que los humanos hemos resistido todas las pandemias
de la historia, y las seguiremos resistiendo, pues así es la naturaleza genética de
nuestra especie; gracias a nuestro sistema inmunológico nos adaptamos para
convivir con cualquier microbio: contamos con glóbulos blancos, linfocitos de la
médula ósea especiales que pueden fabricar anticuerpos a largo plazo, por
décadas; es decir, una persona contagiada tendrá anticuerpos, defensas contra
el coronavirus durante toda la vida,
Las cifras de laboratorio para facilitar el diagnóstico del Síndrome Metabólico:
glucosa en ayunas igual o mayor a 100 mg/dl; triglicéridos igual o mayor a 150
mg/dl; colesterol igual o mayor a 170 mg/dl, aunque en los laboratorios de
análisis clínicos siguen considerando para el colesterol igual o mayor a 200
mg/dl; la cifra máxima de 170 mg/dl la propuso la Federación Internacional del
Corazón, en el Congreso Mundial de España, hace ya casi dos décadas; diámetro
de la cintura a la altura del ombligo: 85 cm para las mujeres y 100 cm para los
hombres; la obesidad abdominal más dos de las cifras alteradas; ya sea glucosa,
triglicéridos, colesterol y presión arterial igual o mayor a 135/85 mm/hg;

Desde el 2015 el Instituto Nacional de Pediatría alertó a la Sociedad Mexicana
sobre el hecho de que el 50% de los niños que se atienden en el Instituto tienen
el colesterol y los triglicéridos altos; el 30% tiene además diabetes tipo dos del
adulto; el 22% de los niños actuales tiene el hígado graso y el 24% ya son
hipertensos; estas cifras seguramente han empeorado con la pandemia actual;
también se consideran como componentes del Síndrome Metabólico el tener
hígado graso y las arterias con depósitos de grasa, conocida como
aterosclerosis.
Aunque el hígado graso es el órgano vital más importante y famoso por ser el
primero en detectar el depósito de grasas saturadas al interior de sus células,
conocidas como hepatocitos, es importante saber que una dieta rica en
alimentos de origen animal y rica en alimentos vegetales fritos y horneados,
además del hígado; ésas grasas se van a depositar en todos los órganos y tejidos
del cuerpo, incluido el sistema circulatorio.
La solución debe de ser integral: un cambio de dieta omnívora hacia una dieta lo
más vegetariana posible y rica en plantas frascas de varios colores; ejercicio
físico aeróbico al menos 30 minutos cada día, de preferencia 90 minutos;
practicar alguna técnica para el control del estrés como meditación, yoga, tai
chi, chi cum, etc.
Si se tienen niveles elevados de colesterol y triglicéridos, se puede
complementar la dieta con Fórmulas Herbolaria a través de la Hierba del Sapo
desarrollada en nuestro Programa Universitario, las cuales se pueden pedir al
watts: 595-113-46-20.